Análisis Heurístico: Cómo evaluar la usabilidad de un sitio web

El análisis heurístico es un proceso fundamental si queremos que nuestro sitio web cumpla con las expectativas del usuario. Debemos estudiar el comportamiento e inquietudes del usuario, para definir la navegación de nuestro sitio web . Hoy en marketINhouse os explicaremos qué es el análisis heurístico y cómo nos ayudará a mejorar la usabilidad de nuestro sitio web.

¿Qué es el análisis heurístico?

Es análisis heurístico es un tipo de evaluación de interfaces para evaluar su usabilidad. Este análisis trata de fomentar una navegación centrada en el usuario (DCU). Este análisis se centra en analizar una serie de cuestiones que comentaremos más adelante. El análisis heurístico identifica problemas de usabilidad de nuestra interfaz, ayudándonos a detectarlos y resolverlos.

Este método de evaluación se centra en una serie de principios de diseño centrado en el usuario, es un proceso de inspección de usabilidad. Este proceso podrá ayudarnos a mejorar no solo la usabilidad, sino también el posicionamiento SEO y el ROI de nuestra interfaz.

Existen varias listas de principios de usabilidad que podemos emplear para nuestro análisis heurístico. Uno de los más populares y efectivos son los 10 Principios de Nielsen. Jakob Nielsen es una eminencia dentro del mundo de la usabilidad. En 1990, definió los 10 principios de diseño basados en el usuario, los cuales se siguen empleando hoy en día por miles de diseñadores de usabilidad.

Los 10 principios de usabilidad de Jakob Nielsen

Visibilidad del estado del sistema

El usuario debe saber en todo momento dónde está, y qué es lo que está pasando. La interfaz ha de usar distintas técnicas de diseño de usabilidad que permitan al usuario saber en todo momento la situación en la que se encuentra, para así evitarle confusiones y mejorar su experiencia a nivel de usuario. Existen buenas técnicas como el uso de breadcrumbs, para que el usuario sepa en qué nivel de profundidad se encuentra dentro de la web. También es muy efectivo el uso de friendly URLs, para que el usuario cuando la vea sepa en qué página se encuentra. Otra buena técnica es el uso de un marcado de color diferente en el apartado del menú, para que el usuario sepa que se encuentra en esa página.

Adecuación entre el sistema y el mundo real

Con el análisis heurístico debemos de darnos cuenta que la mayoría de usuarios tienen un gran desconocimiento del mundo digital. Es necesario generar elementos asociados al mundo real, el cual es el mundo que sí que conoce el usuario,. Así facilitaremos su experiencia dentro de la interfaz. Un claro ejemplo es el de Amazon, que mediante técnicas de usabilidad adecúa su interfaz de manera que al usuario le parezca que está en una tienda, usando iconografía como la cesta de la compra para la opción “Añadir del carro”, facilitando al usuario la comprensión de la interfaz.

Libertad y control por el usuario

El usuario ha de tener siempre que se pueda una libertad dentro de la interfaz. Debe tener siempre la posibilidad de volver a la página anterior, deshacer y rehacer acciones que ha ejecutado dentro de la interfaz, o poder tener varias maneras de navegación dentro del sitio web. Una buena práctica en las apps es el uso de iconografía. El uso de flechas, que comunique de manera visual que el usuario puede retroceder en la app, es una buena práctica de libertad y control.

Consistencia y estándares

Es fundamental homogenizar nuestra interfaz. Nuestra web ha de usar la misma tipografía, colores, iconografía o estilo de imágenes a lo largo de su navegación, para no confundir al usuario y facilitar su aprendizaje con la interfaz. Si en nuestro sitio web en cada página usamos estilos de comunicación distintos, o estilos de navegación completamente diferentes, esto va a confundir al usuario y va a empeorar su experiencia de usabilidad.

Prevenir Errores

No solo se ha de realizar el análisis heurístico, se ha de inspeccionar la interfaz, de manera que no presente errores que puedan entorpecer la navegación del usuario. Se ha de comprobar que los formularios se validan bien, que no hay páginas duplicadas, o que los elementos se visualizan bien en cualquier dispositivo (PC, smartphone, Tablet, etc). Hay una larga lista de posibles errores que podría tener nuestra interfaz, por lo que es necesario detectarlos y solucionarlos.

Reconocer mejor que recordar

Lo idóneo es mostrarle siempre al usuario todas las acciones y opciones que dispone en la interfaz, para así minimizar el uso de memoria. Si le ofrecemos siempre al usuario todas las opciones “en bandeja” se le hará más cómoda su experiencia dentro de la interfaz, mejorando así la usabilidad.

Flexibilidad y eficiencia de uso

Hay que definir distintas maneras de navegación, para que el usuario tenga un mayor número de facilidades a la hora de visitar un sitio web. El uso de menús desplegables, enlaces internos o motores de búsqueda internos son buenas prácticas de flexibilidad, los cuales mejoran la eficiencia del sitio web.

Estética y diseño minimalista

Menos, es más. Hay que intentar simplificar el diseño, eliminar cualquier contenido que sea irrelevante para así destacar todo aquello que el usuario considere importante. Esta técnica no es solo parte del análisis heurístico, es una buena práctica para mejorar conversiones. Los espacios en blanco, el uso de iconografía o CTAs mejorarán tu diseño minimalista y mejorará tu usabilidad.

Ayudar a los usuarios a reconocer, diagnosticar y solucionar los errores

Nuestra interfaz ha de comunicar al usuario si hay algún tipo de error o fallo. Se ha de explicar al usuario el error, de manera que lo entienda y no dificulte su interacción con la plataforma. Un buen ejemplo es cuando el usuario rellena un formulario y se olvida de completar un campo. Esto genera un error, y se le ha de comunicar al usuario.

Ayuda y documentación

Tenemos que pensar siempre en el usuario, de ahí el análisis heurístico. Muchas veces el usuario no entenderá elementos de la interfaz, y es necesario poder ayudarle en todo momento. El tener una página de contacto, o páginas explicando cómo funciona la interfaz ayudarán en el aprendizaje del usuario con la interfaz.

Si usas estos principios en una tabla y vas analizando tu interfaz, podrás detectar múltiples errores y mejoras que te ayudarán a optimizar tu usabilidad web. El análisis heurístico es una practica indispensable si quieres que el usuario al visitar tu sitio web se sienta cómodo y quiera volver a visitarlo.

Carlos Rodríguez

Diseñador 360 especializado en el sector digital. Especialista en Diseño Gráfico y Diseño Web, además de apoyo SEO.

Compartir
Publicado por
Carlos Rodríguez

Recientes

Marketing de influencers, ¿cómo funciona?

La palabra influencer ya nos resulta muy familiar en el día a día. Y más…

1 día hace

Redes sociales horizontales, ¿cómo gestionarlas en tu estrategia online?

¡Volvemos a hablar sobre los tipos de redes sociales que existen! Y es que, para…

1 semana hace

Cómo potenciar las reseñas en Google My Business

Hace tiempo que se sabe que la opinión de los clientes sobre un negocio tiene…

2 semanas hace

Google Metrics y análisis de posicionamiento

Desde el principio de los tiempos, el campo de Posición Media de Google Ads era…

3 semanas hace

Función de las redes sociales en las empresas

A día de hoy es muy inusual encontrar un negocio que lleve a cabo su…

4 semanas hace

Core Web Vitals de Google

¿Qué es el Core Web Vitals de Google? Como su nombre indica son elementos vitales…

1 mes hace